KomotiniInforme desde Grecia para la web de IOHA.

Riki Van Boeschoten

Del 18 al 20 de mayo de 2018 la Asociación Griega de Historia Oral celebró su IV Conferencia Internacional en Komotini, una ciudad multicultural ubicada junto a la frontera turca. Es la sede de la Universidad Demócrito de Tracia, que acogía el evento, y también de una significativa minoría musulmana. El tema de la conferencia era “Identidades y alteridades en períodos de crisis”. Nuestros dos ponentes invitados vinieron de Turquía: Arzu Öztürkmen habló sobre el viaje intelectual que le había llevado de los estudios del folklore a la historia oral y Şenay Özden nos proporcionó un estremecedor relato de la situación de los refugiados sirios en Turquía, centrándose en particular en las historias de las mujeres. Otra contribución importante fueron las presentaciones de dos investigadores yazidíes, Ali Simoqy y Bayar Mustafa, que nos hablaron a través de Skype desde Irak, dado que no habían conseguido hacerlo desde Grecia. Bayar Mustafa se centró en la masacre de los yazidíes por el Estado Islámico en 2014 y Ali Simoqy nos proporcionó más información al centrarse en las tradiciones orales que había sido capaz de recuperar de los supervivientes de edad más avanzada de la masacre.

El clima abierto y distendido de la conferencia favoreció apasionadas discusiones y confirmó el carácter democrático y colaborativo de la historia oral. Aparte de contar con la presencia de académicos ya asentados, muchas de las comunicaciones fueron presentadas por estudiantes de posgrado, investigadores independientes, profesores y profesoras de escuela, participantes en grupos locales de historia oral y representates de movimeintos sociales. La conferencia arrancó con cuatro comunicaciones sobre la actual crisis socioeconómica en Grecia, escritas por personas procedentes del mundo académico, y terminó con un panel a cargo de miembros del “Laboratorio Social de Tesalónica”, que combina activismo social con reflexividad académica y política. La conferencia terminó –apropiadamente- con un hombre sin techo de mediana edad de Tesalónica, presentando su historia de vida de manera reflexiva.

Durante los tres días de la conferencia también escuchamos historias sobre muchas otras crisis del pasado y del presente, y cómo los testimonios orales pueden ayudarnos a comprender las continuidades y las rupturas en las vidas de las personas: guerras y enfrentamientos civiles, movimientos migratorios, asentamiento en campos de refugiados, relaciones entre minorías étnicas y religiosas y el estado. Algunas comunicaciones se centraron más en asuntos metodológicos: cómo analizar el impacto del trauma en la intersubjetividad, la necesidad de reflexividad retrospectiva en el material de entrevista recogido durante períodos de crisis, el rol del “trabajo biográfico” en las entrevistas con individuos que están saliendo de adiciones a las drogas, etc.

Un desarrollo muy positivo de la conferencia fue el encuentro interdisciplinary entre la historia oral y otras disciplinas, como pueden ser los estudios de los medios de comunicación, el contar historias mediante dispositivos digitales (“digital storytelling”, la museología o la historia pública. Un ejemplo muy interesante fue el extraordinario trabajo realizado por Georgia Saridaki al empoderar a mujeres jovenes con dificultades de aprendizaje, chicas jóvenes estudiantes y mujeres refugiadas a través del “digital storytelling”. Al animarlas a producir en grupo videos cortos de tres minutos sobre sus propias historias de vida, un espacio de seguridad fue emergiendo gradualmente para narrar su identidad personal y comunicarse entre ellas. Esto resultó en nuevas fuerzas par alas participantes con las que encarar el futuro. Otro ejemplo fue la iniciativa de crear una “Universidad Popular” en la ciudad de Elefsina, una localidad cercana a Atenas conocida por su antiguo pasado, que se encuentra actualmente afrontando problemas de desindustrialización, desempleo y contaminación. Despúes de atender a un curso ya iniciado sobre “escritura creativa” que les animaba a contar sus historias de vida, las personas participantes comenzaron a sentirse conectadas de nuevo con su ciudad y entre ellas mismas. Historias increíbles emergieron, alternando antiguos mitos con un presente marcado por la crisis, conectando las migraciones del pasado con los refugiados de la actualidad. El material fue entonces trabajado de nuevo en una actuación teatral, posibilitando una cooperación muy estrecha entre la historia oral, la educación y el drama.

Esta conexión estrecha entre el teatro, la narración y procesos terapáuticos también marcó la clausura de la conferencia con una actuación del Playback Theatre de Thesalónika. Los participantes fueron invitados a contar historias sobre sí mismos, sobre sus identidades, o sobre una experiencia dolorosa y feliz. Estas historias fueron performadas por los actores, que, con medios muy simples, fueron capaces de llegar hasta el núcleo de la historia. La actuación dejó un profundo impacto en quienes la presenciaron. Para concluir, con multifacética conferencia, celebrada en un area remota de Grecia, la historia oral ciertamente mostró su potencial, no solo para grabar la historia sino para comprometerse activamente con la sociedad y con sus retos.

Traducción: David Beorlegui