Congresos de Historia Oral

ITALIA

“Arte y emigración: las Watts Towers de Sabato Rodia en Los Ángeles” Conferencia Internacional, Génova, Italia, 2 – 4 de abril de 2009.

[Convocada por Alessandro Dal Lago, Luisa Del Giudice, Thomas Harrison; Patrocinada por la Università di Genova, el UCLA International Institute, RAMSES –proyecto de la Unión Europea]

El presente informe sólo tiene un carácter descriptivo, y no trata de expresar consenso ni sobre el significado de las torres ni sobre los resultados de la conferencia.

Las Watt Towers de Sabato Rodia en Los Ángeles, esta reunión histórica dedicada a una de las obras de arte y arquitectura más significativas del pasado siglo, y al artista italiano emigrante que las creó, se celebró en la Università di Genova, Italia, del 2 al 4 de abril de 2009. Sin lugar a dudas, el carácter internacional e interdisciplinario de la conferencia dio a sus participantes una oportunidad única para considerar el monumento y a su autor a través de un amplio espectro de perspectivas académicas. Artistas, sociólogos, historiadores de la arquitectura, etnólogos/folcloristas, historiadores orales, cineastas, estudiosos de la literatura y del cine, líderes comunitarios, especialistas en patrimonio y conservación, y gestores de instalaciones de arte bruto se congregaron para hacer un balance histórico de un artista único y de su idiosincrática obra de arte. Los participantes reconocieron el perenne misterio que encierra su obra (¿por qué construyó Rodia las torres y qué significan?), y sugirieron nuevos caminos para la investigación. Finalmente, acordaron volver a reunirse en Los Ángeles en otoño de 2010 para continuar el fructífero intercambio de ideas iniciado en Génova. Se está planeando además la publicación de algunas de las contribuciones a la conferencia a fin de que los resultados de este intercambio sean más tangibles y accesibles a un público más amplio.

Un aspecto interesante de este encuentro fue que tuvo lugar bajo la rúbrica de “Arte y emigración”, lo cual añadió una nueva dimensión al poder discursivo de las torres y a sus múltiples significados. Los participantes situaron a Rodia y sus torres en el contexto de emigraciones globales, espacios sociales y urbanos conflictivos, relaciones entre el arte y el desarrollo económico, la imaginación colectiva de culturas emigrantes locales, tradicionales e italo-americanas (del norte y el sur de Italia). Al mismo tiempo, se prestó especial atención al genio artístico y arquitectónico de Rodia, a las implicaciones conceptuales de su obra, al lugar que ocupa en la historia del arte, y a los innumerables problemas de gestión y conservación que plantea una instalación de arte bruto como las torres.

Tras las ponencias introductorias a cargo de los organizadores de la conferencia, el resto de las presentaciones se dividieron en cuatro secciones: 1) La comunidad de Watts y su monumento: Realidades físicas, socio-económicas y políticas; 2) El arte bruto, las tradiciones vernáculas y la imaginación colectiva; 3) Emigraciones italianas: Herencias literarias, artísticas y visuales; 4) Reproducir Nola. Durante el transcurso de la conferencia se proyectaron varios documentales sobre las Watt Towers (Edward Landler y Brad Byer: I Build the Tower-traducido simultáneamente al italiano para la audiencia; el film tridimensional de Tom Koester: The Watt Towers, que supuso un heroico esfuerzo de apoyo técnico desde Italia (Udine); así como un reportaje sobre la creación del Watts Towers Arts Center, realizado por Rosie Lee Hooks y S. Pearl Sharp: Fertile Ground: Stories from the Watts Towers Arts Center, narrado por la diputada al Congreso Maxine Waters).

Los encuentros académicos más estimulantes siempre fomentan el diálogo abierto (que es su misma razón de ser), y en nuestra reunión no faltó el debate animado. (De hecho, las Watt Towers no han dejado ser polémicas desde el momento de su creación). Los  participantes entraron a veces en discusiones acaloradas, a pesar del poco tiempo disponible para la discusión y las preguntas y respuestas.  Tales intercambios continuaron fuera de la sala de conferencias en los pasillos, las terrazas, y durantes las comidas. Dadas las numerosas entidades administrativas, cívicas, no lucrativas, artísticas y dedicadas a la conservación que están afiliadas o que son responsables de las Wat Towers, no es sorprendente que estas entidades no se hayan enfrentado, aliado o reafirmado mutuamente a lo largo de las décadas. Es posible que algunas de estas diferencias conflictivas estén estructuralmente arraigadas (e.g., la ciudad de Los Ángeles en oposición al Committee for Simon Rodia’s Towers in Watts sobre problemas de gestión y conservación; la administración de la ciudad en oposición a la comunidad de Watts en el área de desarrollo económico). Otras dicotomías puede que hayan surgido sinergéticamente (e.g., la Watts Towers Community Arts Center en relación a las torres de Rodia, unidades separadas pero simbióticas). La cuestión más acuciante que surgió de la conferencia de Génova, al menos según podría interpretarlo un observador ajeno, es la de salvar las diferencias entre discursos y objetivos divergentes y facilitar y/o crear un “lugar común”. El futuro de esta estructura tan apreciada y representativa de la ciudad de Los Ángeles, así como también la prosperidad de la comunidad de Watts (que ha respetado y salvaguardado las torres durante décadas), parece depender de ello.

Los temas más debatidos en la conferencia (a pesar, como ya se ha indicado, al poco tiempo disponible para el debate) corresponden al primer y al cuarto panel. El Panel 1 examinó la historia de los distintos propietarios de las torres, el papel de varias agencias estatales, cívicas y artísticas, y las dificultades que comporta el financiamiento de su conservación. El conocido Committe for Simon Rodia’s Towers in Watts (CSRTW)-el mismo comité que rescató las torres de su demolición en 1959 (y que el próximo octubre celebrará el 50 aniversario)-no estuvo presente para dar a conocer su perspectiva actual sobre las torres. No obstante, el CSRTW presentó por adelantado a los organizadores de la conferencia una lista de 10 puntos, que se hizo circular entre los participantes, en la que expresaba sus objeciones a la presente situación y/o a los métodos de conservación de las torres. Debido a que al recibir esta comunicación ya se había fijado el programa de la conferencia, no hubo tiempo para discutirla, tal y como hubieran deseado algunos de los asistentes. Muchos conferenciantes expresaron su deseo de clarificar estas cuestiones (e.g., quizá recibiendo una respuesta a los diez puntos por parte de administradores y conservadores, o realizando una visita con guía al lugar donde se ubican las torres).  No se formularon planes colectivos en Genova, sin embargo se discutieron algunos informalmente (en conversaciones con representantes de la ciudad de Los Ángeles). No hay duda de que después de examinar la precaria situación de otros ejemplos de arte bruto (e.g., en España), muchos de los cuales han caído en el abandono e incluso están actualmente siendo demolidos, la atención que reciben las Watt Towers puede parecer afortunada. ¡Las torres de Rodia se benefician de una comunidad proactiva que se preocupa por ellas, de conservadores, de un centro de arte adyacente y de la atención internacional!

Otra cuestión interesante, pero también indirectamente polémica, emerge del contenido italiano de la obra de Rodia: e.g., la importancia de la relación entre las torres de Rodia y el festivo Gicli de Nola. ¿Cómo responde la obra de este artista “independiente” o “de fuera” a su patrimonio cultural específico, a su experiencia como emigrante, y a su visión del mundo. Si bien Rodia muestra marcas identificables de una estética italiana/americana, tradiciones de trabajo artesanales, y los motivos, los temas y la visión del mundo de un emigrante, ¿resulta problemático aplicar a las torres un discurso de etnicidad potencialmente “esencializante”? Esta cuestión separa a los especialistas en etnología italianos o italo-americanos de aquellos otros interesados en enmarcar el arte y la arquitectura dentro del contexto más amplio del Modernismo y/o del estudio de la emigración global. A la luz de la celebración de la “italianidad” de Rodia, surgió una comparación dolorosa entre Los Estados Unidos e Italia: ¿Se toleraría en la Italia actual la construcción de una obra de arte como las torres de Rodia por un emigrante? La respuesta implícita fue: No.

Además de disfrutar de una reunión relajada y casual, los participantes en la conferencia de Génova sobre las Watt Powers también tuvieron ocasión de relacionarse informalmente en actos sociales: e.g., almuerzos en la hermosa sala de recepción de la Facoltà di Scienze Della Formazione (Dept. de Antropología), con su terraza orientada hacia las montañas, una cena elegante y amena la primera noche en la zona del puerto, en el restaurante “Tre Merli” (con el tema recurrente del “pesto alla Genovese”). Entre otras actividades los conferenciantes hicieron un recorrido a pie por la ciudad acompañados de un guía y visitaron su rica arquitectura de fin de siglo Art Nouveau (conocida como Stile Liberty en italiano). Tuvieron también la oportunidad de visitar dos exposiciones simultáneas de Fabrizio De André, famoso canta-autor genovés (1940-1999), en el Palacio Ducal y en la recepción restaurada del Palazzo Cicala del siglo XVII, delante de la catedral de San Lorenzo- en cuya escalinata se celebró el 5 de abril el espectáculo eclesiástico del domingo de Ramos. Los participantes disfrutaron también de otro tipo de espectáculo italiano, una huelga de vendedores ambulantes (que protestaban contra ciertas ordenanzas municipales), que dejó paralizado el centro de la ciudad el día 2 de abril cuando todos se disponían a ir a la Universidad para asistir al acto de inauguración de la conferencia. Finalmente, los conferenciantes pudieron asistir a una inolvidable interpretación de “Alpha Rap”, un poema de Paul Harris titulado “Sam’s Ark: An L.A. Landmark”, cuyo uso exclusivo de la vocal A rinde tributo a la silueta arquitectónica de las torres de Rodia.

Sin duda esta conferencia puso de manifiesto que Rodia y las torres aún mantienen el interés de especialistas, suscitando discusiones animadas y provocando polémicas-lo que da testimonio del valor que se les atribuye como un símbolo de creatividad, fortaleza y redención. Este, algunos de los participantes concluyeron, puede que sea el “lugar común” que da a este extraordinario ícono cívico la capacidad de las salvar líneas divisorias que existen entre clases sociales, razas, grupos étnicos o el estatus legal de los emigrantes. Enfocando su atención en este lugar común (y no en las líneas divisorias) los angelinos podrían encontrar el modo de reanudar el compromiso social, el acto compasivo y un renovado interés en cuestiones de justicia social.

Aprovechando el impulso creado por la conferencia de Génova, se ha puesto en marcha la organización de un festival y conferencia titulado “The Watts Towers Common Ground Initiative”, programado para el otoño de 2010. Si bien este proyecto estará enfocado en Rodia y sus torres a nivel local, también  explorará cuestiones de arte, emigración, desarrollo humano y comunitario, y servirá así mismo para fomentar proyectos colaborativos y asociaciones en el mundo del arte, el teatro y la música por toda la ciudad y a través de barreras culturales, geográficas y socio-económicas (para más detalles dirigirse a Luisa Del Giudice. Las torres se han convertido en un símbolo de creatividad y firmeza inquebrantables ante la adversidad. También representan una fuente de identidad e historia para la comunidad local afro-americana y latina. ¿Cómo sería posible que todos los angelinos acogieran las torres como algo propio?; ¿cómo podrían los barrios de nuestro paisaje urbano que están tan económicamente deprimidos como Watts beneficiarse del desarrollo artístico y comunitario, especialmente aquellos que no tienen nada parecido a las torres? Incrementar visibilidad de las torres y su celebrar su construcción sólo puede ayudarnos a salir de nuestros actuales dilemas sociales y existenciales.

Luisa Del Giudice [email protected]

 

NICARAGUA

III Encuentro Internacional De Historia Oral “Rescatando la Memoria de Nuestros Pueblos”, Nicaragua, Managua, febrero de 2009

Relatoría General

En primer lugar, hay que destacar la amplia convocatoria, catorce países latinoamericanos y dos más extranjeros, de donde provienen los participantes que compartieron y discutieron sus ponencias en un total de 12 mesas organizadas en 6 temas que plantearon los siguientes debates:

Mesa I “Teoría y métodos y técnicas de investigación en Historia Oral”, se presentaron 7 ponencias y se plantearon tres grandes preocupaciones:

  1. La importancia de recurrir a la Historia Oral porque posibilita conocer las memorias disidentes y sus mecanismos de transmisión.
  2. Las distintas maneras en que la memoria y la historia dominantes conforman las versiones de la memoria contestataria o meramente diversas.
  3. Destacar el diálogo entre la imagen fotográfica, el artículo periodístico y el testimonio oral.

Mesa II  “Cotidianidad, memoria y testimonio”, se expusieron 14 ponencias, donde desde la dimensión de lo cotidiano, la memoria y el testimonio dieron cuenta del papel de la identidad y el proceso de construcción de ésta.

Mesa III “El espacio de la memoria la comunidad, lo local, lo global y los procesos de desarrollo”, contó con la participación de 20 expositores, en relación a las conclusiones se ennumeran de la siguiente manera:

  1. Se reconoció a la Historia Oral como un recurso valioso para historiar temas de las sociedades contemporáneas poco estudiados por la historiografía oficial.
  2. Una gran cantidad de expositores complementaron la metodología de la Historia Oral recurriendo a fuentes documentales.
  3. En las ponencias la memoria fue convocada a través de la utilización de diversas formas de entrevistas como las no dirigidas ni estructuradas.
  4. La formación, preservación y recuperación de la identidad local, de género, política, religiosa, nacional y/o ancestral fue un elemento siempre presente en todas las temáticas abordadas.

Mesa IV “El tiempo de la memoria, lo vivido, lo recordado y la impunidad”, se discutieron 11 ponencias, en las cuales el tiempo, concepto que define a la historia, es considerado para dar lugar a la discusión sobre la experiencia política del sujeto en distintas organizaciones políticas y sociales, en el exilio forzoso y sus silencios, consecuencia de las dictaduras latinoamericanas.

Mesa V “Enseñanza de la Historia Oral, experiencias educativas formales e informales”, se compartieron 7 ponencias que expusieron las experiencias educativas formales e informales de la enseñanza de la Historia Oral. Asimismo, se discutió la conceptualización de la Historia Oral, la perspectiva de género, y las expectativas de orden metodológico referidas al uso de la Historia Oral en la educación formal.

Mesa VI “Archivando la memoria”, se trataron 6 ponencias que reunieron las preocupaciones no sólo de aplicar las mejores técnicas para la preservación y consulta de los archivos orales, sino hacer más concientes tanto a los investigadores, docentes, estudiantes y trabajadores de la cultura, de la enorme importancia y reto que significa la creación de la fuente.

Hay que mencionar también las resoluciones de la Mesa III. Nuestros colegas acordaron unánimemente respaldar las propuestas del Dr. Juan Luis Martín Chávez, Secretario del Consejo Ejecutivo del Consejo Nacional de Ciencias Sociales de Cuba:

  1. Proponer a la Oficina Regional de UNESCO, el desarrollo de proyectos de Historia Oral, llevados a cabo por investigadores del Área, que nutran el Programa de Desarrollo Social de la Región.
  2. Desarrollar un programa de Historia Oral que analice la identidad cultural de la región y que además incorpore la conformación de un Archivo de la Palabra.
  3. Las otras propuestas aprobadas señalaron:
  4. Socializar mediante talleres, seminarios, cursos a nivel Secundaria y Universidad, las diversas metodologías y teorías de la Historia Oral.
  5. Fomentar la comunicación y solidaridad interinstitucional para intercambiar conocimientos y prácticas, de manera que se conozca primero, a nivel interno de cada país, lo que se hace en el campo de la Historia Oral y luego a nivel regional.

Para finalizar, me gustaría sumar  los nombres  de los coodinadores de las mesas que contribuyeron con sus relatorías particulares a hacer posible ésta general: Antonio Montenegro de la Universidad de Pernambuco, Brasil, Gerardo Necoechea, de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, México, Mirta Barbieri de la Universidad de Buenos Aires, María Luisa Iglesias de la Universidad de las Palmas, Gran Canaria, Ricardo Avilés del Departamento de Historia, UNAN, Nicaragua, Marcela Camargo de la Universidad de Panamá, Pablo Alejandro Pozzi, de la Universidad de Buenos Aires, Sagrario Balladares, Departamento de Historia, UNAN, Nicaragua, Regina Beatriz Guimaraes de la Universidad Federal de Pernambuco, Brasil, Mirna Pizarro de la Universidad de Magallanes, Chile, Fabio Castro del Colectivo de Historia Oral, Colombia,Xiomara Pamela Rodríguez de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, Instituto Pedagógico de Maracay, Venezuela y Alba Rodríguez de la Biblioteca Central “Salomón Selva” de la UNAN, Nicaragua.

En especial hay que mencionar a la Doctora Jilma Romero Arechavala, quién con una labor infatigable desde hace dos años, asumió la organización de este evento, reuniendo a un gran equipo y buscando el apoyo de numerosas instituciones que hicieron posible la realización de este Encuentro.

Patricia Pensado [email protected]
Instituto Mora

La Historia Oral Abre Puertas en Latinoamérica: III Encuentro Internacional De Historia Oral “Rescatando la Memoria de Nuestros Pueblos”,

Los historiadores orales sabemos del largo tiempo que esperó esta disciplina hasta que comenzó a ser reconocida académicamente. El hito que podemos citar es la creación de la IOHA (International Oral History Association) en 1996 durante el Congreso Internacional de Goteborg, Suecia. Cada dos años, los congresos fueron marcando un recorrido que puso en contacto realidades muy diversas: Río de Janeiro, Brasil (1998), Estambul, Turquía (2000), Pietermartizburg, Sudáfrica (2002), Roma, Italia (2004), Sidney, Australia (2006) y México (2008) En ese camino historiadores de muchos países se fueron incorporando a esta práctica.

Si bien EEUU sigue siendo el lugar donde la historia oral tiene mayor inserción académica y los europeos hicieron importantes desarrollos metodológicos, la novedad fundamental es el crecimiento que está viviendo la historia oral en Latinoamérica. La mayor densidad de investigaciones se sigue registrando en Brasil, México y Argentina, pero muchas otras naciones se están introduciendo en esta forma de trabajo, y ello se nota en el elevado número de países que están participando de los encuentros. Ya en el XV Encuentro de Historia Oral realizado en México participaron 12 países latinoamericanos, algunos de los cuales –Colombia, Panamá, Nicaragua, Costa Rica- no habían participado de los anteriores.

Este creciente interés en Latinoamérica está estimulado – además de los encuentros mundiales-, por un movimiento que viene de los propios países del continente. Ello se expresa en la realización de innumerables reuniones nacionales (en Argentina, Brasil, México) donde acuden historiadores de países hermanos, y sorprenden por la cantidad de asistentes, el interés y entusiasmo demostrado por sus participantes.
Pero ha sido fundamental el estímulo dado por los tres encuentros internacionales en territorio latinoamericano en los cuales se contó con la presencia de especialistas de otras partes del mundo. En el I Encuentro Internacional de Colombia (2005) se acordó que las reuniones siguientes se realizarían en países donde esta práctica está dando sus primeros pasos, con el fin de servir de aliento. Con este criterio se realizaron II Encuentro en Panamá (2007) y el reciente III Encuentro en Nicaragua, que tuvo lugar entre los días 16 y 21 de febrero de 2009. Allí,  bajo el lema “Rescatando las Memorias de nuestros pueblos” se reunieron investigadores de 14 países latinoamericanos (Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, Venezuela), más otros provenientes de EEUU y España.

Como ya se ha notado en otros encuentros el nivel de institucionalización es bajo aún. La mayoría de trabajos son investigaciones rigurosas, pero realizadas por personas o grupos aislados, o al menos sin una inserción sólida en estructuras académicas. Esta baja institucionalización convierte a los encuentros en espacios cruciales para el intercambio de ideas y experiencias. También persiste el problema de las fuentes creadas por el historiador que no  tienen posibilidad de ser puestas a la consultad de otros investigadores. La creación de archivos sistematizados e integrados es una tarea pendiente y urgente si se quiere producir un salto en la cantidad y calidad de investigaciones. Y ambos tópicos están fuertemente ligados: la institucionalización y la posibilidad de crear archivos se alimenta mutuamente. Ese es el trabajo que tenemos por delante.

Liliana Barela [email protected]
Directora General Patrimonio e Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires

 

 

III Encuentro de Historia Oral, Managua, Nicaragua, 2009

Como viene ocurriendo desde hace unos años, los países latinoamericanos y caribeños celebran en un país diferente un encuentro de Historia Oral. En esta ocasión el país anfitrión fue Nicaragua, concretamente la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN Managua, que acogió el III Encuentro Internacional de Historia Oral “Rescatando la memoria de nuestros pueblos” los días 16, 17 y 18 de febrero, Continuó el evento el 19 y el 20 con unos talleres de formación en Historia Oral. El lugar de la celebración fue el Recinto Universitario “Rubén Darío”, en la Ciudad de Managua.

La organización del encuentro ha sido todo un reto y la UNAN Managua, a través de Jilma Romero Arechavala y el resto de los coordinadores, prepararon todo para que los asistentes tuviésemos una buena estancia y para que el evento fuese todo un éxito. La presencia de un buen número de participantes procedentes de casi toda Latinoamérica y el Caribe: Colombia, Venezuela, Chile, México, Argentina, Costa Rica, Puerto Rico, Panamá, Brasil, Perú, El Salvador, Guatemala, España, Estados Unidos y un buen número, como es lógico, de Nicaragua, señalan la importancia que está adquiriendo la Historia Oral en los últimos tiempos, con la incorporación cada vez de más estudiosos. Sería interesante que en los próximos encuentros se agreguen docentes e investigadores de otros países latinoamericanos que no se han incorporado todavía a esta dinámica.

A lo largo de los tres días se celebraron conferencias magistrales y mesas redondas, se presentaron libros y proyecciones de experiencias llevadas a cabo por algunos de los participantes. Las ponencias giraron en torno a varias cuestiones: la Historia Oral y su metodología, cotidianeidad, salud, movimientos sociales y políticos, historias barriales, agrícolas o de industrias, también se presentaron ponencias que hablaban del papel que desempeña la mujer en diferentes ámbitos.

A lo largo del encuentro tuvimos la oportunidad de asistir a espectáculos donde se pudo apreciar la riqueza cultural y artística de Nicaragua y de los nicaragüenses. También tuvimos oportunidad de conocer la artesanía, la gastronomía y algo de su paisaje.

María Luisa Iglesias Hernández [email protected]
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (España)

 

ESPAÑA

Cataluña: Jornadas de Fuentes Orales “De la Teoría a la Práctica” El Aula Como Espacio de la Memoria. / Les Fonts Orals “De la teoria a la pràctica. L’aula com a espai de la memòria”.13 y 14 de febrero de 2009 Tarragona.

Hasta no hace mucho tiempo la enseñanza de la historia reciente se restringía a un análisis rápido y superficial de los principales acontecimientos de las últimas décadas, y se limitaba a una enumeración de los gobiernos y sus principales obras. Por otra parte, el hecho de que estos temas estuvieran planteados al final del programa –y consecuentemente al final del ciclo lectivo- provocaba que la mayoría de las veces ni siquiera pudieran llegar a enunciarse por falta de tiempo.

Afortunadamente, durante los últimos años la historia reciente tiene una mayor presencia en los programas de estudio y el principal objetivo de esta inclusión es que los alumnos puedan empezar a comprender y a cuestionar para poder reparar, al menos en parte, el mundo en el que les toca vivir. Es así como los docentes nos encontramos frente al desafío de reconstruir con ellos las características de los procesos históricos ocurridos en el pasado cercano.

Al mismo tiempo se nos plantean nuevos dilemas: el primero de ellos, qué parte de ese pasado reciente incorporar, y otro, cómo incorporarlo en nuestras clases. Éste último resulta ser el principal desafío debido a la complejidad que encierra el análisis de los acontecimientos de las últimas décadas y por las propias tensiones (la nuestra, la de los docentes) a la hora de resignificar ese pasado. Asimismo, nuestros alumnos llegan a la escuela con sus propias “versiones” de ese pasado, que no son más que el resultado de las resignificaciones del pasado de los otros.

El principal objetivo de los que nos reunimos en las jornadas de Fuentes Orales que se realizaró en Tarragona es el de abrir un espacio de encuentro con docentes e investigadores que responden a diferentes realidades culturales, en el que pudimos, realmente, tomar contacto con las inquietudes que aparecen cada vez que recurrimos a la Historia Oral. ¿Se puede utilizar la Historia Oral en el aula? ¿Es una herramienta metodológica o una estrategia de investigación? ¿Cómo trabajar la «objetividad» de las fuentes orales? ¿Cómo trabajar el criterio de «verdad»?. Preguntas que, en definitiva, nos hacemos todos lo que alguna vez decidimos utilizar la Historia Oral.

Por eso  proponemos este espacio de reflexión y de sociabilización de experiencias  ya que muchas veces, ante la urgencia de los compromisos cotidianos, no reflexionamos adecuadamente sobre nuestras propias prácticas por lo cual pensamos que es útil revisar algunas cuestiones sobre la utilización de Historia Oral en las aulas, especialmente el «para qué» y el «cómo» esta valiosa herramienta puede ser incorporada a nuestra actividad docente.

Todos los que participamos en este encuentro consideramos importante reflexionar sobre estos temas ya que, a pesar de la convicción que tengamos sobre la potencialidad de la Historia Oral, muchas veces, al momento de ponerla en práctica, esta metodología es considerada una herramienta menor dentro de la enseñanza de historia por lo que, corre el riesgo de convertirse en una moda pasajera.

Creemos que aunar criterios no significa trabajar todos de la misma manera, pero sí asumir ciertos compromisos comunes que nos permitan aprovechar la riqueza de esta metodología. Iniciar el camino es una aventura compleja, pero a medida que se avanza y se ven los resultados la tarea se vuelve cada vez más sencilla.

Laura Benadiba [email protected]

 

Cataluña: Jornadas de Fuentes Orales “De la Teoría a la Práctica” El Aula Como Espacio de la Memoria.

En el fin de semana del 13 al 15 de febrero, participé en el Seminario de Historia Oral Fuentes orales: el aula como espacio de memoria, en Tarragona, Cataluña, España.

Decidida a convertir mis vacaciones de cuatro días en algo significativo, llegué a la preparatoria local “F. Vidal I Barraquer” por la tarde del viernes para encontrarme con un grandioso ambiente de debate y producción que perduraría durante las siguientes 48 horas. Tomás Biosca i Esteve, un historiador oral catalán a quien tuve oportunidad de conocer en el Congreso de la IOHA de 2008 en Guadalajara, México, fue uno de los principales organizadores del evento. Tomás se dio tiempo para conversar con muchos de nosotros, estudiantes que participamos en el seminario. Al charlar conmigo, admitió sentirse sorprendido al ver que llegaban al seminario personas de todo el mundo hispánico: del norte y el sur de España, de Argentina, Venezuela, República Dominicana, y de otros países europeos también. El seminario se concibió originalmente como un evento local, a tal punto que muchos participantes locales hicieron un esfuerzo de último minuto por traducir sus presentaciones al castellano, después de haberlas preparado en catalán. La buena noticia detrás de la sorpresa de Biosca es que la historia oral sigue atrayendo la atención de jóvenes estudiantes y de profesionales de las Ciencias Sociales. Las formas alternativas de analizar el pasado “fuera de los archivos”, como la microhistoria italiana (nacida hace casi cuatro décadas) y la construcción a partir de fuentes orales, sirven como herramientas para ahondar en el análisis hecho a través de metodologías más “consolidadas”.

La primera parte del Seminario correspondió a un taller dirigido por la profesora argentina de Historia Oral Laura Benadiba. Fue ella quien me inició en la Historia Oral cuando yo estudiaba en la preparatoria ORT de Buenos Aires. Su idea fue hacer que todos los participantes pasaran por el proceso de concebir una entrevista, formular las preguntas y, finalmente, construir la fuente oral, comenzando con un determinado tema de investigación. En este caso, la investigación se centró en la “Infancia durante la Guerra Civil Española”, dadas las altas probabilidades que teníamos –estando en Tarragona– de encontrar sobrevivientes. Así, se condujo a los participantes, divididos en grupos, a través de los detalles del proceso de construcción de una fuente oral: cómo plantear una pregunta, cómo registrar la entrevista, los matices que presenta la narración del entrevistado, en fin. Susan Rose, profesora y directora del Centro de Estudios Comunitarios de Dickinson, conoció a Benadiba en el mencionado Congreso de la IHOA. Ambas comenzaron a planear un proyecto de colaboración entre la ORT y Dickinson. El resultado: Dickinson ofrecerá el Mini-Mosaico sobre la inmigración judía a América Latina, además de un viaje a Buenos Aires en el período interescolar de invierno.

La segunda parte del Seminario estuvo dedicada por completo a presentaciones individuales sobre distintos proyectos de Historia Oral en todo el mundo hispánico. Ahí supe sobre una escuela comunitaria (ikastola) en el País Vasco construida por sus propios alumnos y ex alumnos; sobre la metodología que utiliza un profesor en la provincia venezolana para enseñar historia de América Latina; sobre el estudio comparativo del franquismo español y las dictaduras argentinas, llevado a cabo por los alumnos de Benadiba y Biosca; y demás. El ponente magistral, Giovanni Levi, abrió su participación en el Seminario con una clase sobre las posibilidades y las limitaciones de la metodología alternativa en Ciencias Sociales. Levi es considerado como uno de los padres de la microhistoria. Sus métodos se reflejan en muchos de sus trabajos: Heredar el poder: La historia de un exorcista (1985), Una historia de los jóvenes en Occidente (con Jean-Claude Smith, 1996), entre otros.

Fue fabuloso tomarme un tiempo fuera del salón de clases, durante un fin de semana, para reflexionar sobre los métodos de investigación que quiero adoptar, como futuro profesional de las Ciencias Sociales. Este Seminario al que asistí me confirmó una vez más que la investigación sobre el pasado y el presente de nuestras sociedades tiene mucho que ver con cuán creativos y atentos estemos al interpretar lo que está frente a nuestros ojos. Métodos como los de la Historia Oral (y no sólo esos), en contraste con la producción cada vez más abundante a ritmos insoportables que se nos exige a los alumnos en la universidad, nos ofrecen una pausa para la reflexión, así como la incorporación a nuestras investigaciones de un punto de vista (el del entrevistado) que suele ser muy distinto al de la “historia oficial” que encontramos en numerosos libros y revistas. Además, los diversos métodos que nos obligan, en tanto investigadores, a establecer un diálogo cercano con nuestro “tema de estudio” siempre nos llevarán a abordar nuestro estudio de una manera tal que otros métodos no lograrían. Estas herramientas no suelen ser una jaula en la que nos vemos forzados a caber, antes bien, nos llaman a nosotros, los estudiantes, a utilizarlos creativamente.

Susan Rose [email protected]

Islas Canarias: Introducción a la Historia Oral. Las fuentes orales en la enseñanza de las Ciencias Sociales y la Historia 9 y 10 de marzo de 2009, Las Palmas de Gran Canaria.

Los días 9 y 10 de marzo se desarrolló un curso-taller: Introducción a la Historia Oral. Las fuentes orales en la enseñanza de las Ciencias Sociales y la Historia, en la Facultad de Formación del Profesorado,  impartido por la profesora Laura Benadiba y Luis Úbeda. Este taller fue organizado por el Departamento de Ciencias Históricas y coordinado por las profesoras María Luisa Iglesias Hernández y María Luisa Monteiro Quintana de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (España).

Este curso se propuso con la intención de introducirse a sus participantes en la metodología de la Historia Oral, analizar su potencial para la enseñanza de las Ciencias Sociales y la Historia, así como evaluar diferentes proyectos basados en la construcción y utilización de fuentes orales y diseñar su propia estrategia de trabajo.

El desarrollo de este taller se fundamentó en la relevancia científica de la Historia Oral, en su potencialidad educativa, en su aporte como recurso para la investigación y en la necesidad de los docentes y estudiantes de conocer y profundizar esta temática en tanto da respuesta a alguno de los problemas que plantea hoy la enseñanza de las Ciencias Sociales en la escuela.

Los contenidos giraron en torno a la Historia Oral, analizando las características que tiene y el uso que se hace de ella. Se analizó el tipo de entrevistas, la relación entre la persona que entrevista y la entrevistada, el papel que desempeñan ambas personas a lo largo de la conversación-narracional. También, como realizar la transcripción y el uso de esa información.

A lo largo de los dos días intensos, en horario de tarde, que duró el taller, se pudo analizar una entrevista que se hizo a una de las personas que acudió y que se ofreció voluntariamente, al ser el de mayor edad. Asimismo se les dio información acerca de la formación de archivos orales y de bibliografía.

Con este taller se pretendía que las personas participantes, conocieran el universo conceptual vinculado a la Historia Oral, adquiriesen las habilidades necesarias para realizar y analizar entrevistas de Historia Oral y que reflexionasen sobre las posibilidades que brinda el trabajo con fuentes orales en diferentes ámbitos y disciplinas.

Durante el taller se realizaron también entrevistas entre los asistentes para que fuesen familiarizándose y conociesen las técnicas de la entrevista de la Historia Oral, para ello se crearon nueve grupos integrados por unas seis personas.

El taller estaba dirigido a estudiantes universitarios de las titulaciones de Historia, Educación Social y Maestros, así como para el alumnado de Tercer Ciclo, aunque también asistió un grupo de un taller de empleo sobre Documentación, Archivística e Historia Oral, el número de participantes ascendió a 68 personas, lo que refleja la necesidad de este tipo de cursos-talleres y la aceptación en este caso concreto de este impartido por Laura Benadiba.

María Luisa Iglesias Hernández [email protected]
María Luisa Monteiro Quintana [email protected]
Universidad de las Palmas de Gran Canarias