ALGUNOS PENSAMIENTOS EN TORNO A LA CONFERENCIA DE BUENOS AIRES

Queridos colegas y amigos:

Aprovecho esta oportunidad para saludarlos tras el congreso de Buenos Aires y desde mi nueva posición de ex Presidente –circunstancia que, debo decirlo, me hace sentir más cómodo al momento de formular algunas opiniones.

Al igual que todos los participantes del congreso, he dedicado tiempo a ordenar mis reflexiones, emociones y experiencias (tanto positivas como negativas) producto de esta reunión. El tiempo que sigue al congreso constituye, desde mi perspectiva, un buen momento para considerar cuál es la lección positiva que debemos conservar y cuáles son las cosas que debemos evitar en un futuro. El hecho mismo de que el congreso haya tenido lugar me parece algo muy positivo, incluso dada la circunstancia actual, en que no contamos con la siguiente sede para el XVIII Congreso de la ioha.

Asimismo, aprecio mucho los esfuerzos realizados por los organizadores para generar las mejores condiciones in situ; no obstante, dichos esfuerzos chocaron con problemas que desgraciadamente surgieron durante la organización del congreso el año pasado.

De ninguna manera pretendo quedar fuera de la situación y, como Presidente en funciones en aquel momento, estoy al tanto de la responsabilidad que me toca. Por otra parte, me gustaría señalar que el Presidente de la ioha depende en gran medida de la concepción que los organizadores locales tengan del congreso. En mi caso personal, no sentí en absoluto que pudiera influir sobre los puntos que sugerí una y otra vez al equipo organizador local: estructurar bloques temáticos, fortalecer la comunicación con todos aquellos participantes con preocupaciones comunes, etcétera.

La decepción –y también la sorpresa– más grande para mí fue la traducción, totalmente insuficiente e inadecuadamente dirigida, del español al inglés. En verdad no tenía la menor idea sobre esto. Además, hasta el último minuto de la inauguración del congreso, nuestros intentos por hacer que los organizadores de ahora compartieran con nosotros la lista de correos de los participantes fueron un fracaso (no obstante sus promesas). Tampoco obtuvimos el número exacto de participantes ni la información sobre sus países de origen. La falta de traducción de las presentaciones –a diferencia de la República Checa, Argentina tiene la ventaja de ser un país hispanohablante, es decir, que sólo era necesaria la traducción a un idioma– obstaculizó la interconexión eficaz entre los participantes de habla inglesa y española, las reacciones ante las ponencias presentadas, las posibilidades de cooperación en el futuro, etcétera. Muchos colegas angloparlantes se sintieron huéspedes de un congreso de ahora más que parte de un congreso de la ioha. A esto se suma que, para muchos colegas de Europa, Estados Unidos y Australia, los costos de asistencia al congreso fueron sustanciales.

Quiero señalar que ésta no es una crítica negativa personal. Escribo mis observaciones sólo con la finalidad de contribuir a que estos errores se eviten en los congresos futuros. El entendimiento mutuo en un lenguaje común es, para nosotros, un instrumento de trabajo, así como una forma de transmitir nuestra experiencia por todo el mundo. En la próxima ocasión, la conciencia de este hecho debería dirigir nuestros esfuerzos. Sería recomendable hacer que el candidato para el siguiente congreso se someta a un examen más concienzudo y a profundidad.

También hubo cierto bochorno debido a la imposibilidad de registrarse en línea para el congreso y de realizar los pagos de cuotas de inscripción en la sede. Por lo anterior, sería aconsejable que los organizadores presentaran un informe preciso que especifique el número de personas que asistieron, el monto que se recaudó y si la ioha tuvo beneficios o pérdidas. Me parece que el nuevo Consejo debería insistir en el cálculo exacto, especialmente tomando en cuenta la experiencia de 2008, cuando los organizadores del congreso de Guadalajara no lograron emitir un informe sobre el congreso realizado –aun después de numerosos recordatorios por parte de la entonces presidenta Pilar Domínguez–. Además, me pareció poco práctico que el congreso tuviera lugar en cuatro lugares distintos.

Dicho esto, reitero mi aprecio al esfuerzo del equipo organizador local y mi gratitud por haber tenido la oportunidad de asistir al congreso de Buenos Aires, que sin duda tuvo mucho que ofrecer y brindó a la comunidad de la IOHA un lugar para reunirse, compartir noticias y aprender nuevas lecciones Por último, aunque no menos importante, la ioha cuenta ahora con un nuevo Consejo y un nuevo Presidente. Si bien debo decir que el proceso de las elecciones me pareció en cierto sentido inusual (la tradición de la ioha respetaba la continuidad personal dentro del Consejo y, hasta ahora, el pleno votaba al Presidente de entre los candidatos propuestos por aquél; este año se rompió esta tradición), es bueno ver que la historia como la historia oral tiene fuertes baluarts en América Latina.

¡Le deseo tanto a la Presidenta como al nuevo Consejo un gran éxito en su trabajo como promotores de la historia oral alrededor del mundo! Mis mejores deseos para todos!

Por M. Vanek

Traducción: Marianela Santoveña ([email protected])


 

LA IOHA SE REÚNE EN BUENOS AIRES

Las preocupaciones políticas parecen siempre presentes en Buenos Aires, Argentina. Los visitantes encuentran veteranos de la guerra de las Malvinas (Falklands) que han establecido un campamento en el parque situado junto a la casa del gobierno, la Casa Rosada. Las manifestaciones estudiantiles se realizan con cierta regularidad en las calles del centro y las Madres de Plaza de Mayo, se reúnen semanalmente para protestar por la falta de información sobre los desaparecidos durante la dictadura militar. Al pasar por encima de la ciudad central es imposible pasar por alto varios pisos con imágenes de Eva Perón, en las dos caras de una torre de oficinas. La política Eva, dirigiéndose a un micrófono, se enfrenta a los barrios más ricos al norte, mientras que en el otro lado su imagen elegantemente vestida se vuelve hacia los barrios más pobres del sur.

No es de extrañar, pues, que gran parte de la conferencia IOHA celebrada en Buenos Aires se centrara en la opresión, la lucha, la vulnerabilidad, la discriminación, y la identidad impugnada (en particular, las identidades de género y transgénero). De hecho, el tema de la reunión fue «Los retos de la historia oral en el siglo XXI: diversidades, desigualdades y la construcción de la identidades.» Las ponencias del país anfitrión, versaban sobre el uso de la historia oral para el estudio del culto a la personalidad en torno a Juan y Eva Perón, la creación de la cultura popular a través de la propaganda política, las implicaciones psicológicas del golpe militar, o el efecto de la pérdida de la Guerra del Atlántico Sur, a través de las memorias individuales y colectivas de los involucrados. El programa contó también con el gran trabajo que se realiza en toda América Latina, desde Argentina hasta México, en torno a las diferentes teorías de la historia oral; de la memoria al trauma y la subjetividad, especialmente utilizando metodologías etnográficas. Algunos de los trabajos, sobre todo de Brasil y Colombia, trataron temas menos sombríos, como deportes, museos, literatura y música. Un subtema que atraviesa muchos de los artículos se refiere a las formas en que las tecnologías digitales han revolucionado la historia oral de audio y visual y creó nuevos medios de difusión de entrevistas a través de Internet.

El programa, dirigido por Liliana Barela y Pablo Pozzi, ofreció clases magistrales en la realización y conservación de entrevistas de historia oral, y una gran variedad de trabajos y paneles. La fecha elegida, de 3 a 7 septiembre, entraba en conflicto con los horarios académicos en el hemisferio norte, por lo que la reunión atrajo a más investigadores/as de los países sudamericanos, aunque el programa también incluyó a participantes de Canadá, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, India, África del Sur, España, Gran Bretaña, Alemania, Estonia, Eslovenia y la República Checa. entre otros países.

Las sesiones tuvieron lugar en varias instituciones educativas y culturales repartidas por la ciudad, como el Instituto de Estudios Marxistas, que también sirvió como la sede del Partido Comunista local. Esto creó cierta ironía, ya que los participantes se reunieron bajo los retratos de Karl Marx y el Che Guevara para oír papeles que documentan la liberación de Europa del Este de la opresión comunista. La Casa del Historiador proporcionaba un marco histórico particularmente apropiado en San Telmo, uno de los barrios más antiguos de Buenos Aires, donde la torre del Convento de Santo Domingo todavía tiene balas de cañón disparadas por los ingleses durante una invasión del Río de la Plata en 1806 . A diferencia de reuniones anteriores, no hubo almuerzos organizados, por lo que los participantes se dividieron en pequeños grupos y pudieron descubrir la abundante diversidad de la cocina local.

Los esfuerzos del programa para mostrar el trabajo de historiadores/as orales de Latinoamérica y para fomentar la comunicación con los/as del resto del mundo, se vieron limitados por la escasez de traducción, más allá de las sesiones de apertura y clausura, un problema que tendrá que abordarse en reuniones futuras, posiblemente mediante la incorporación de mas sesiones con traducción simultánea, para poder mantener el carácter internacional de las conferencias.

Por Donald A. Ritchie

[email protected]

Traducción. David Beorlegui


 

XVII CONFERENCIA INTERNACIONAL DE HISTORIA ORAL:

LOS RETOS DE LA HISTORIA ORAL EN EL S. XXI: DIVERSIDADES, DESIGUALDADES, Y LA COSNTRUCCIÓN DE IDENTIDADES

Realizada entre el 3 y el 7 de septiembre de 2012, culminó con éxito la XVII Conferencia Internacional de Historia Oral que llevaba por lema “Los retos de la historia oral en el siglo XXI: diversidades, desigualdades y la construcción de identidades». A lo largo de cinco días tuvimos la posibilidad de compartir e intercambiar experiencias con colegas de todo el mundo en discusiones y debates que siguieron más allá de los espacios organizados para las mesas de trabajo y mesas paneles. Co organizado por la Asociación Internacional de Historia Oral y la Asociación de Historia Oral de la República Argentina, el congreso contó con una presencia de más de 600 participantes de los cinco continentes.

El congreso tuvo su comienzo el lunes 3 con las ya tradicionales Clases Magistrales dictadas por especialistas reconocidos a nivel internacional en las que se abordaron temas tales como El racismo, el trauma a partir de las experiencias en sociedades post dictatoriales, la ecología y el medio ambiente, el análisis cualitativo y el uso de las nuevas tecnologías para el procesamiento de las entrevistas de historia oral, la cuestión siempre compleja de los archivos, la historia oral como arma política de las comunidades indígenas y las comunidades mineras. Durante esta primera Jornada los historiadores Verena Alberti, Amilcar Araujo Pereira, Sean Field, Marcos Fabio Freire Montysuma, Juan José Gutierrez, Rob Perks y Mary Stewart, Silvia Rivera Cusicansqui y Ada Marina Lara Meza, compartieron sus experiencias de trabajo profundizando a lo largo de toda la jornada en clases especiales que estuvieron atravesadas por la metodología, la teoría y la propia experiencia de los expertos en el campo.

La apertura oficial del congreso se llevó a cabo el martes 4 de septiembre, con las primeras mesas de trabajo, mesas paneles sobre temas particulares tratados en profundidad y la proyección de algunos documentales, la jornada cerró en el Centro Cultural San Martín con la conferencia inaugural a cargo de Elizabeth Jelín en la que volvió a recuperar algunas ideas referidas a la memoria, su principal tema de preocupación. En el marco de la inauguración, el Dr. Pablo Pozzi, presidente de AHORA, tras dar la bienvenida a los colegas, lanzó públicamente el Primer Premio de Historia Oral Latinoamericana “Eugenia Meyer” el cual fue recibido con beneplácito por los historiadores latinoamericanos en general y por la propia Eugenia Meyer en particular, quien fue una de las historiadoras destacadas que asistieron a la conferencia. El mencionado premio es promocionado por la Red Latinoamericana de Historia Oral y procura estimular el desarrollo de las investigaciones con fuentes orales en el continente.

Durante el resto de las jornadas, se congregaron historiadores de todos los continentes alrededor de las más de 60 mesas de trabajo que reunieron cerca de 10 ponencias cada una, englobadas en los 14 subtemas que propuso la organización para debatir. De las 1000 propuestas recibidas originalmente, casi el 60% se hizo presente en el congreso que se repartió en 4 sedes dispuestas para tal fin: El Centro Cultural de la Cooperación, el Centro Cultural San Martín, el Centro de Formación Marxista Agosti y la Casa del Historiador. En paralelo a las mesas de trabajo, la organización dispuso la proyección de distintos documentales y la conformación de mesas paneles que reunieron a especialistas de un mismo tema de distintas geografías para dar un mayor marco de profundización en cuanto al intercambio de experiencias de pesquisas e historia oral.

Los distintos temas de discusión giraron en torno a archivos y lugares de memoria, la imagen audiovisual, la salud, cuestiones de género, memoria y política, militancias, dictaduras y trauma, mundo del trabajo, economía, ecología y medio ambiente, migraciones, exilios y diásporas, pueblos originarios y comunidad. El idioma de las ponencias estuvo dividido en general entre el inglés y el español, siendo aceptado por los propios coordinadores, en algunas mesas, la exposición en portugués dada la masiva presencia de profesionales de Brasil. Esto último ha sido importante en materia de integración, lo que supuso la demostración de una realidad empírica sobre la importante presencia tanto de colegas brasileros como portugueses que vienen reclamando desde hace muchos años, la incorporación del idioma portugués como tercera lengua oficial de la IOHA.

Con respecto a las mesas paneles, si bien algunas no pudieron desarrollarse, cabe mencionar que las concretadas permitieron profundizar algunos aspectos en discusión sobre temas específicos que tienen que ver con comunidad, el testimonio de sobrevivientes de dictaduras y genocidios, el desarrollo propio de la historia oral en América Latina, entre otros. Lo importante de las mesas paneles fue que permitió una mayor profundización en los debates sobre el “cómo hacer» en historia oral, dejando explicitado la complejidad de la metodología y los avances en materia de desarrollo teórico en los distintos países que se congregaron. El clima de fraternidad en las mesas paneles posibilitó el intercambio entre expositores y público en general conformándose una verdadera mesa redonda en la mayoría de los casos. Entre los panelistas visitantes se destacaron la presencia de los historiadores Igor Goicovic de Chile, Marieta de Moraes Ferreira de Brasil, Eugenia Meyer de México, Mauricio Archila Neira de Colombia, Silvia Dutrenit Bielous de México, Josefina Cuesta de España, Claudio Pérez de Chile, entre otros.

El cierre del Congreso se produjo el 6 de septiembre en el anfiteatro de la Usina de las Artes, ocasión que sirvió además para un agasajo de camaradería ofrecido por la comisión organizadora local a los invitados extranjeros. En la oportunidad del cierre, tanto Pablo Pozzi, en calidad de presidente de AHORA, como Liliana Barela, como presidente del comité organizador local, dirigieron palabras reflexivas que hicieron pensar al auditorio sobre cuestiones referidas a la ética profesional, a los nuevos problemas de discusión en torno a la historia oral y a la cuestión de los archivos, palabras que aún luego de clausurada la XVII Conferencia Internacional, siguieron sonando en las discusiones del última día del congreso. El cierre fue engalanado con un espectáculo de música y danza en la que ritmos clásicos y tradicionales de Buenos Aires robaron sendos aplausos al público asistente.

En el balance podemos decir que la XVII Conferencia Internacional de Historia Oral arrojó nuevas problemáticas de discusión que rondan desde lo político, lo ético, lo académico y desde ya la renovación de los debates en torno a la metodología y a la teoría.

Dos asambleas y una renovación de autoridades

En el marco del congreso se llevaron a cabo dos asambleas. La primera fue la asamblea anual de la Asociación de Historia Oral de la República Argentina, celebrada el 5 de septiembre, en la que sus asociados hicieron un balance provisorio de la conferencia y se fijaron las metas del nuevo año entrante aprovechando el marco de las XIII Jornadas Interescuelas de Historia que tendrá lugar en el mes de octubre de 2013. Además se fijaron las pautas para la concreción de viejos y nuevos proyectos. En este contexto se fijó posición que como Asociación se llevaría a la asamblea de la IOHA celebrada el 6 de septiembre. En la oportunidad miembros asociados a la IOHA debatieron por el espacio de más de dos horas renovando por medio de votación la nueva comisión directiva, la cual finalmente salió electa la historiadora mexicana Ana María de la O Castellanos como presidenta, y Andrea Casa Nova de Brasil y Helen Klaebe de Australia como vice presidentas.

Por Rubén Kotler

Vocal de la Asociacin de Historia Oral de la Repblica Argentina,

Administrador de la Red Latinoamericana de Historia Oral y miembro de la comisión organizadora de la XVIII Conferencia Internacional de Historia Oral.