Proyectos de Historia Oral

INDIA

FUNDACIÓN DE OHAI

El 19 de Junio de 2011, el Centre for Public History de la Srishti School of Art, Design and Technology acogió la primera Conferencia de Historia Oral en India en la National Gallery of Modern Art, Bengaluru. La idea de una Asociación de Historia Oral en India se discutió por primera vez en esta conferencia que fué atendida por mas de ciento cincuenta participantes de toda India. La asociación se había discurtido en un e-group un tiempo antes de que un grupo de académicos/as, historiadores/as y practicantes de historia oral se reunieran el dos de Junio en el Centre for Public History de Bangalore para indiciar la fundación de OHAI, la Asociación India de Historia Oral.

Los/as participantes se habían reunido provenientes de toda India dando la oportunidad a la reunión de oir a algunos/as de los/as historiadores/as de India en asuntos relativos a la teoría y la práctica de la historia oral. Las presentaciones fueron cortas y realizadas en el estilo del Pecha Kucha coordinado por Indira Chowdhury. Suroopa Mukherjee, que trabajó en la tragedia del gas de Bhopal, presenté las éticas de la historia con víctimas de trauma, Meena Menon, que había usado historia oral para documentar a los movimientos de clase obrera en Mumbai, exploró “historia oral y la documentación de eventos políticos” Rama Lakshmi, historiadora oral y periodista involucrada en el museo de los superivientes de Bopal, habló sobre la elaboración de “Historia Oral y Museos” Vrunda Pathare, archivista y directora de los Archivos Godrej, discutió los “retos de historia oral corporativa” y K. Lalitha, que fué la primera en utilizar la historia oral para analizar la participación de mujeres en el movimiento Teneghana, habló de “Memoria en la historia».

La OHAI tendrá su centro ubilcado en Bengaluru. El Comité provisional está conformado por Pramod Srivastava (Universidad de Lucknow) como presidente, la Dra Indira Chowdhury comosecretaria, y la cineasta Deepa Dhanraj como tesorera. La Asociación se encuentra actualmente esperando ser registrada. La OHAI llevará a cabo conferencias y talleres y promoverá activamente el conjunto de standards para los archivos de historia oral en India. La OHAI tendrá también un boletín llamado “OHAI-Varta” (“Varta” en mucho lenguages de India significa “Noticias»). La primera conferencia india de la Asociación tendrá lugar en Lucknow (India) en 2013. La OHAI da la bienvenida a nuevos miembros.

Por Indira Chowdhury

([email protected])

Traducción. David Beorlegui ([email protected])


LIBROS

Reseña de Donald A. Ritchie, The Oxford Handbook of Oral History, Oxford (Oxford University Press, 2011)

El gran trabajo de edición y de coordinación realizado por Donald A. Ritchie para The Oxford Handbook of Oral History permite acceder a una obra actualizada y extensa, en la que se recogen los principales campos de desarrollo y de debate de la historia oral en las últimas décadas, de la mano de reconocidos profesionales que trabajan en la disciplina. Indudablemente, la amplia red de colaboradores/as del libro, cuarenta en total, es un buen reflejo del profundo conocimiento en la materia y de los especialistas que trabajan en ella, que le ha proporcionado a Ritchie su labor durante años en organizaciones como la Oral History Association y la International Oral History Association.

Así, el libro de Ritchie es una muestra, tanto de la existencia de una red de relaciones plurales, entre investigadores/as de diversos orígenes y actividades a lo largo del mundo, como de la transformación de una disciplina, que en el pasado discurría por los márgenes de la academia y que hoy en día, sin embargo, es ampliamente aceptada y utilizada desde territorios tan variados como la antropología, la historia, la educación, la medicina o los archivos y biliotecas. Ritchie ha organizado su libro en seis áreas de trabajo a través de las que enfrentar diferentes retos. En la primera parte, el punto central es el encuentro que se produce en la entrevista. Entendida ésta como un acto de comunicación intersubjetivo, diferentes autores/as, Vilanova, M., Vanek, M. o Quinlan, M. K., entre otros, van analizando los factores que condicionan la información transmitida en el acto de entrevistar, haciendo especial hincapié en la distancia que separa a los entrevistadores/as, bien por su origen social, cultural, raza, género o nacionalidad, de las personas entrevistadas.

A continuación, el libro afronta una de las dimensiones teóricas fundamentales, desarrollada por la historia oral en los últimos años, de la mano de historiadores/as como Thompson A., Green, A. o Portelli A., entre otros. Me refiero, tanto al análisis de la naturaleza de la memoria y a la forma en que los recuerdos se fijan como una experiencia emocional que implica todo el cuerpo, como a la relación que todo ello guarda con la construcción de las identidades individuales y la subjetividad. Asimismo, hay lugar en este libro para el análisis de la relación entre la memoria individual y la memoria colectiva o para discutir el vínculo difícil que se establece entre la agencia individual y el poder de la cultura. La estructura narrativa de la memoria y las historias a través de las que la experiencia personal es recordada constituyen también dos puntos centrales desde los que avanzar en el análisis de los márgenes y de la capacidad individual de resistencia a la cultura normativa colectiva.

La tercera parte del libro está destinada a profundizar en la interpretación de las fuentes orales. Para ello Ritchie ha elegido un amplio abanico de territorios de análisis y de investigación, que dan buena cuenta de la variedad de cuestiones, temas y campos de actuación por los que discurre la historia oral. Diversos autores/as como Hamilton, P., Bornat, J., Broussard, A. S. o Hutching, M., entre otros, exponen sus conclusiones sobre aspectos muy diferentes de trabajo con testimonios orales, tales como: la historia de las mujeres y el desarrollo de la perspectiva de género; el impacto de la incorporación del factor raza en el análisis de las historia de los Estados Unidos de América; la huella que imprime la vejez en la memoria y la importancia que adquiere la rememoración en las etapas avanzadas de la vida; el papel de los sentidos en la activación evocadora de la memoria; el estudio de la conmoción individual experimentada en la guerra y el papel de las conmemoraciones colectivas en torno a ellas; las narrativas del holocausto y las historia de los supervivientes. Resulta estimulante observar la variedad de temas y de objetos de estudios que han hecho de la historia oral su columna vertebral.

La cuarta parte del libro se sumerge en el impacto de las nuevas tecnologías en los usos y procedimientos de los historiadores/as orales. Así, se introducen diversos trabajos cuyo punto en común es la exploración de los límites y de las posibilidades que la digitalización y la alta tecnología implican. Autores como Boyd, D., Perks, R. o Kuhn, C. M., entre otros, abordan los problemas y los desafíos que el avance imparable de las nuevas tecnologías y el desarrollo de plataformas como internet tienen para la difusión de las fuentes orales. Asimismo, se exploran las posibilidades que la digitalización ofrece a los archivos para redefinir sus funciones y adoptar una postura pro-activa en la difusión de sus contenidos.

Finalmente, Ritchie incorpora dos temas de gran interés: por un lado, introduce las cuestiones legales y los temas éticos que afectan a los investigadores/as a la hora de hacer o usar fuentes orales y, por otro, evalúa la incorporación de la historia oral a la educación y a las presentaciones públicas. Autores como Neuenschwander, J. A., Robertson, B. M., Smith, G. o Benmayor, R. entre otros, discuten sobre la creación de diferentes proyectos de historia oral y sobre la aplicación de ésta a la enseñanza, a su utilización en el aula o a su difusión a grandes audiencias en museos o instituciones públicas.

En definitiva, nos encontramos ante una obra imprescindible, que ofrece una visión panorámica del desarrollo de la historia oral y que, sin duda, va a constituir una ayuda inestimable para todas las futuras investigaciones. Hay que destacar, en ese sentido, la importancia de que cada autor/a ofrezca una bibliográfica de referencia actualizada, con la que poder seguir profundizando sobre cada uno de los temas de estudio. Estoy segura de que la publicación de este libro volverá a poner en evidencia la utilidad de las grandes obras de coordinación de diferentes profesionales.

Sin embargo, espero que algún día una obra editorial de esta envergadura sea capaz de aunar en un planteamiento común los múltiples trabajos y proyectos que se están emprendiendo más allá de la frontera delimitada por la historiografía anglosajona. Los encuentros bianuales de historia oral auspiciados por la IOHA son el mejor foro para expandir el campo y buscar puntos de encuentro entre historiadores/as de diferentes orígenes y tradiciones historiográficas. Asimismo, espero que una de las consecuencias positivas de esta obra sea estimular el debate y el desarrollo de nuevas investigaciones que pongan en el centro de la escena las cuestiones relacionadas con la subjetividad. Hace años ya que el giro hermenéutico está desmostrando su capacidad para poner de relieve las dimensiones más creativas de las narrativas de la memoria. En esa medida, la historia oral se ha convertido ya en una herramienta imprescindible para los estudios culturales y para el desarrollo de investigaciones que profundizan en el universo complejo de la construcción de las identidades contemporáneas, desde una perspectiva cultural.

Miren Llona, Universidad del País Vasco/ Euskal Herriko Unibertsitatea

[email protected]

http://www.experienciamoderna.com/  http://www.ahoaweb.org


The Quarter: reseña de un documental sobre el barrio Bo-Kaap, en Sudáfrica

Éste es un documental encantador que contiene diversos puntos de vista orales sobre la historia y el presente de Bo-Kaap. Bo-Kaap (“Cabo de Arriba”) es una zona cercana al distrito financiero de Ciudad de Cabo, sede del parlamento en Sudáfrica. Tradicionalmente, el Bo-Kaap ha sido habitado por la gente llamada “de color».

En 2011, Helen Gibb presentó este documental en cinco partes como un proyecto honorario en la Universidad de Ciudad del Cabo, bajo el título The Quarter (el barrio). Si bien The Quarter tiene el escenario romántico de Ciudad del Cabo al fondo y las coloridas casas restauradas en primer plano, el contenido del documental no es inocente. A decir verdad, Bo-Kaap perdió su inocencia a manos del turismo, los inversionistas internacionales y la política.

El documental investiga los temas de la identidad y la comunidad, así como la pérdida de ambas, de forma sensible pero valiente. La Parte 1 contiene varias entrevistas breves con habitantes que hablan del pasado de Bo-Kaap, y prepara el escenario para las realidades actuales que se investigan en las partes subsiguientes. La Parte 2 explora la identidad religiosa del Bo-Kaap antes y ahora. Por tradición, el Bo-Kaap es musulmán, y sus habitantes lo conocen como el “Cabo Malayo». Ellos son descendientes de esclavos traídos de Malasia para trabajar en el Cabo cuando éste era una colonia holandesa. La entrega de los musulmanes de Bo-Kaap y las consecuencias de su dedicación a la vida de la comunidad son exploradas y retratadas en el documental.

La Parte 3 presenta una interesante mirada alternativa sobre las identidades políticas de la zona. Históricamente, la religión y la política van de la mano en Sudáfrica. Sin embargo, aquí se presentan testimonios orales donde la política se adelanta a la religión como compromiso prioritario. La Parte 4 explora el Bo-Kaap desde una perspectiva patrimonial: el reconocimiento que el gobierno le otorga en tanto sitio declarado patrimonio, y el desdén que experimenta por parte del turismo, del que la comunidad no obtiene absolutamente nada. Esta parte también incluye entrevistas con habitantes del “Kraal” el asentamiento irregular ubicado dentro de los límites de Bo-Kaap donde impera la pobreza. La Parte 5 observa la influencia de los “forasteros” sobre el Bo-Kaap: los precios de las propiedades que se disparan y la gente que ya no se conoce. “La gente se muda aquí con dinero, pero desconoce la cultura” resume uno de los entrevistados.

Vale la pena ver este documental cuyas cinco partes abarcan cerca de una hora. Técnicamente, la película tiene altos estándares, aunque en la Parte 4 el video no siempre está sincronizado con el audio. El espíritu de la zona queda capturado en las casas bellamente restauradas y en la honestidad de los entrevistados. Las realidades del asentamiento irregular, la pérdida de identidad y la brutal lucha por la supervivencia quedan expuestas.

Pero, sobre todo, varios de los objetivos de la historiografía oral se cumplen en este documental. Una parte no muy conocida ni bien documentada de la historia se explora a través de la entrevista oral y se preserva en un formato visual, fácil y grato de seguir y disfrutar. En el documental, se presentan diversas perspectivas que señalan la complejidad de la vida comunitaria en una Sudáfrica cambiante.

The Quarter es un recurso para la historia de Sudáfrica, de la que una parte principal aún no ha sido registrada.

Christina Landman, Universidad de Sudáfrica

([email protected]).