Estimado lector/lectora.

Tras un período de re-estructuración de la revista, tenemos el placer de darle la bienvenida a la nueva edición digital de la revista Palabras y Silencios. A lo largo de este perído hemos atravesado algunos problemas en el traslado de la revista a su versión digital, pero estamos convencido/as de que el aprendizaje desarrollado a lo largo de este perído de adaptación no ha resultado en vano, y estamos en disposición de ofrecerles nuevos números de la revista con periodicidad semestral.

Este esta edición hemos incluido artículos centrados en cuestiones teóricas y metodológicas de la historia oral. Laurent Douzou invita a reflexionar, centrándose en el contexto francés, acerca de un tema siempre en nuestros debates, el estatus del testimonio oral como fuente para la historia y la posición de la historia oral en relación a la disciplina histórica. Siguiendo con esta parte dedicada a la reflexión teórica, Albert Lichtblau ofrece un sugerente texto dedicado al uso de los recursos audiovisuales y las nuevas posibilidades y perspectivas que abren para la realización e interpretación de las entrevistas. El siguiente bloque contiene dos trabajos distintos alusivos al siempre fascinante mundo indígena de América del Sur. El primero de ellos, escrito por David Carey, se centra fundamentalmente en analizar los problemas que surgen durante la investigación por los distintos lenguajes existentes y, sobre todo, por el uso y significado que estos adquieren en los contextos locales. Profundizando en esta cuestión, el texto de Carlos Benítez explora las tensiones identitarias surgidas el pueblo kichwa, de la Amazonia ecuatoriana, como consecuencia del influjo de la globalización cultural en la región. Hemos incluido un texto de Liz Dore para cerrar este número, en el que comenta desde una perspectiva ética y personal aspectos concretos de un proyecto de investigación en la isla de Cuba.

Antes de dar paso al nuevo número, que deseamos que sea de su interés, queremos agradecer a todo el personal que ha hecho posible este número. Nuestra más sincera gratitud para el nuevo y variado equipo de colaboradores de la revista, por la buena disposición y profesionalidad mostradas. Asimismo, también queremos extender el agradecimiento al Instituto Mora, de México, por el excelente y desinteresado trabajo realizado con las traducciones. Por último, instamos a nuestros socios/as a seguir colaborando en las siguientes ediciones enviando nuevos artículos para su revisión. Les deseamos un buen verano y esperamos con ansia volver a encontrarnos para este invierno con un número número de Palabras y Silencios.

Nuestros mejores deseos.

David Beorlegui.
Christina Landsman.