Memorias de la Guerra Civil de 1936 en Tolosa y Leitza

Este libro recoge las experiencias vividas por los habitantes de las comarcas Tolosa (Guipúzcoa) y Leitza (Navarra) durante la Guerra Civil española y en el primer franquismo (1936-45) y las consecuencias de ella: hechos históricos, el alzamiento, la resistencia, los enfrentamientos, los fusilamientos, los encarcelados, los procesados en consejos de guerra, las expropiaciones, la represión, la lucha por los derechos de la mujer, el exilio, la represión lingüística y los escritores vascos, el hambre, el miedo… Asimismo se adjunta una lista en la que ya se han registrado más de dos mil nombres: milicianos movilizados en defensa de la República, fallecidos en el frente, fusilados en cada bando, los niños de la guerra… Para recoger toda esta información se ha indagado en archivos militares, civiles y diferentes registros.  Este libro también reúne veintiséis testimonios de hombres y mujeres, que sufrieron directamente las consecuencias de la guerra.

Errazkin Agirrezabala, Mikel y Saizar Arostegi, Joxemi. Memorias de la Guerra Civil de 1936 en Tolosa y Leitza [1936ko Gerrako oroitzapenak Tolosaldean eta Leitzaldean]. Tolosa 2008; 245 pp

Mikel Errazkin Agirrezabala [email protected]

La lucha es tu vida. Retrato de nueve mujeres combatientes republicanas

Las nueve protagonistas del libro del historiador Carlos Fernández Rodríguez, “La lucha es tu vida. Retrato de nueve mujeres combatientes republicanas”, Isabel Alvarado Sánchez, Concha Carretero Sanz, Cecilia Cerdeño Cifuentes, Pilar Claudin Ponce, Juana Doña Jiménez, Mercedes Gómez Otero, Carmen Moreno Berzal, Faustina Romeral Cervantes e Isabel Sanz Toledano, son un ejemplo del testimonio de cientos de mujeres comprometidas, luchadoras, fieles a sus ideales y concepciones políticas y combatientes a cualquier tipo de imposición totalitaria y dictatorial.

Los progresos sociales y políticos proyectados con la llegada de la II República se  plasmaron también en el ámbito de la mujer. Las reivindicaciones femeninas hicieron alentar una esperanza en la lucha de las mujeres por salir del ostracismo y marginación, en el que habían permanecido a lo largo de tantos años. La pretensión de conseguir una igualdad y un reconocimiento del papel de la mujer en la sociedad española, hizo que la movilización femenina englobara a muchas de ellas, llevando las peticiones a la calle y reivindicando los derechos que les correspondían.

El inicio de la guerra civil multiplicó los esfuerzos colectivos de las mujeres para exigir una serie de intereses comunes, pero sobre todo, para evidenciar el papel protagonista femenino con la creación de espacios de lucha y la valoración de su presencia en el bando republicano.

El desarrollo de la “Agrupación de Mujeres Antifascistas” en labores de retaguardia, en la creación de comités de ayuda y auxilio y en la organización del trabajo femenino, ocupando las vacantes de los hombres que iban al frente de batalla, hizo que muchas mujeres se comprometieran en la lucha y en la salvaguardia del sistema republicano y democrático.

Sin embargo, con el final de la guerra y la derrota de las fuerzas republicanas, el régimen dictatorial recién instaurado puso en marcha, desde antes de finalizar la guerra una represión sistemática, metódica y premeditada, que perduró durante muchos años. El panorama general que se vivió entre los partidarios de la República, no pudo ser más desastroso: miseria, hambre, delaciones, exilio, represión y muerte. Juicios sumarísimos, cárceles saturadas, campos de concentraciones, compañías de trabajo, censuras, ley de fugas, fusilamientos y control estricto en todas las facetas de la vida, estuvieron a la orden del día.

La represión franquista no fue menos con las mujeres, odiadas y vilipendiadas, por su trabajo y esfuerzo en tiempos de guerra. Las mujeres republicanas fueron víctimas de una crueldad y una presión social, política e ideológica, inclusive más fuerte que la sometida a sus propios compañeros: hotcasinosuk.com. Las “rojas” como así fueron calificadas, sufrieron una estigmatización social grande, siendo víctimas de actos de deshonra y humillación.

A pesar de todo esto, muchas mujeres republicanas, contribuyeron de manera amplia a la lucha y al combate antifranquista. Ellas tomaron parte activa y esencial en las actividades políticas y a favor de la vuelta a la legalidad republicana. Desde la clandestinidad trabajaron y combatieron en labores de propaganda y agitación, siendo enlaces y apoyo clandestino, estaban comprometidas a esa causa y fueron militantes en organizaciones políticas de izquierda. También participaron en la lucha armada, dentro de las agrupaciones guerrilleras que combatieron a las fuerzas del orden franquistas, a lo largo de la toda la geografía española, tomando parte directa en la lucha o siendo los principales puntos de apoyo de los guerrilleros.

En el caso de las nueve mujeres protagonistas de “La Lucha es tu vida” tienen muchas cosas en común: su temprana participación en organizaciones políticas, ya fueran juveniles, como la JSU o en el PCE, sufrieron varias detenciones, siguieron combatiendo en el interior de las cárceles en contra de la represión de sus opresores y cuando salieron de los centros penitenciarios, ninguna dejó de luchar por la recuperación de libertad y democracia en la sociedad española.

La riqueza de sus vidas y testimonios son muy reveladoras e indicativas de las experiencias que les había tocado vivir, en el seno de una dictadura y una sociedad anclada en el pasado, patriarcal y autoritaria, donde los espacios libres femeninos no existían y se basaban sus actuaciones solo en ser madres y esposas.

Fernández Rodríguez, Carlos. La lucha es tu vida. Retrato de nueve mujeres combatientes republicanas. Editorial Fundación Domingo Malagón: Madrid. s.f.

Memorias rebeldes contra el olvido

El libro rescata el testimonio oral de 28 mujeres mayas, en su mayoría ixiles, cuya edad actual oscila entre 30 y 60 años, que durante la década de los ochenta se incorporaron a la lucha armada en Guatemala, siendo combatientes del Frente Ho Chi Minh del Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP), un mínimo de tres años y hasta 20. Mujeres que, pese a su participación en la insurgencia, después de la firma de los acuerdos de paz de 1996, no fueron incluidas en las listas de desmovilizados de la Unión Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) y no recibieron el reconocimiento oficial, pecuniario ni moral, que les correspondía por derecho propio. Por ello, junto con otros excluidos por la URNG, se (re)organizaron en la Asociación Kumool, con el fin de: ser reivindicadas, conseguir condiciones adecuadas de vida y eventualmente lograr la igualdad de género.

El libro, dado que fue iniciativa de esas mujeres que querían contar de viva voz sus experiencias, tiene como objetivos: reconocer su lucha en las montañas; rendir homenaje a quienes murieron en combate y a quienes siguen luchando; reunir sus experiencias y heredarlas a sus hijos; hacer que personas de su generación y de otras, de su país y de otros sepan lo ocurrido. En fin, contener su historia para que no se olvide y recuperar parte de ella para que la guerra no vuelva a ocurrir.

La iniciativa fue acogida por cinco mujeres mestizas y ladinas, de distinta nacionalidad, edad, ocupación y experiencia, que unieron sus esfuerzos para que fuera escuchada la voz de las de sin voz, para acopiar lo que tenían que contar las ahora excombatientes. Estas mujeres, pertenecientes a las organizaciones civiles que publicaron el texto, decidieron convertirse en interlocutoras activas de las protagonistas para hilar sus palabras y contribuir con ello a la (re)construcción de la historia de Guatemala “desde abajo” y con un enfoque feminista.

Las hiladoras de palabras crearon un tejido fino, dirigido a todo público, organizado en seis apartados. En el primero explican la metodología utilizada y los avatares del trabajo realizado. En el siguiente examinan brevemente el contexto espacio-temporal de las otrora combatientes. A continuación ofrecen un acercamiento iconográfico de cada una de las 28 mayas rebeldes. En el cuarto apartado, “Desde la intimidad del cuerpo”, las testimoniantes se abordan a sí mismas en su condición de mujeres. En el quinto, “Lo que dice nuestro corazón”, las combatiente narran sus experiencias como tales. En la última parte, “Deseos y prácticas de cambio”, analizan su situación actual de luchadoras políticas.

En fin, en el libro se entrelazan las razones y las sinrazones de la guerra y de la paz en una urdimbre fina y compleja por la memoria y contra el olvido.

Hernández Alarcon, Rosalinda et al. Memorias rebeldes contra el olvido. [Paasantzila Txumb’al Ti´ Sotzeb’al K’u’l]. La Cuerda, Plataforma Agraria. Guatemala: AVANCSO, 2008.

Reseña por Guadalupe Rodríguez de Ita [email protected]

En guerra, Juicio y memoria en las tierras fronterizas del País Vasco 1914-1945

La ocupación y la guerra pueden probar la capacidad de resistencia de los valores locales y de las instituciones en cualquier parte del mundo y, a menudo, socavan los standards aceptados de comportamiento humano. Las comunidades vascas de Iparralde no fueron una excepción. Entre 1914 y 1945, dos guerras mundiales, la guerra civil española y los turbulentos años de entreguerras tuvieron un profundo impacto sobre la sociedad vasca. Después de la Gran Guerra, que envió muchos vascos del norte al sur del País Vasco y a las Américas, las tensiones laborales, el conflicto de clases, la depresión mundial y el ascenso del fascismo supusieron más tensión para la sociedad vasca. La llegada de vascos exiliados y de republicanos españoles profundizó las tensiones en pueblos tales como Maule, que todavía tenían una importante comunidad “española” establecida. Cuando Francia cayó bajo los alemanes en 1940, un desplazamiento todavía más masivo de gente tuvo lugar entre aquéllos que huían de Hitler y del Régimen de Vichy y que trataban de pasar a España a través de los territorios del País Vasco del norte. Loa alemanes ocuparon Lapurdi y Behe –Nafarroa y establecieron importantes bases a lo largo de la costa vasca. Cuando ocuparon Zuberoa en noviembre de 1942, los alemanes encontraron resistencia tanto de la población civil como de grupos organizados de la resistencia.

En guerra, Juicio y memoria en las tierras fronterizas del País Vasco 1914-1945, Sandra Ott analiza el impacto de la guerra, de la ocupación y de la liberación posterior en cuatro diferentes comunidades de Zuberoa, cuyos habitantes contestaron a los alemanes en diferentes formas. Sumergiéndose en documentos clasificados, en las memorias no publicadas de los antiguos resistentes, deportados y ciudadanos corrientes, la autora analiza las formas en las que los zuberotarras se percibieron a sí mismos. También analiza las estrategias que los vascos utilizaron para mantener el orden social en aquellos tiempos difíciles, así como las profundas divisiones que la guerra y la ocupación causaron. La autora utiliza las notas de un trabajo de campo que ha desplegado entre 1976 y 2006 en Zuberoa. En 1976 cuando ella empezó su investigación en Santazi, la gente más mayor recordaba a menudo sus experiencias con los alemanes pero advirtiendo a la autora que “ era demasiado pronto para hablar” de aquellos años oscuros. En 2003, cuando empezó a estudiar la ocupación de Zuberoa en profundidad, la autora encontró mucha gente mayor dispuesta a contar su versión de los hechos. Con el objetivo de comprender mejor la experiencia de los Zubertotarras a nivel popular durante la guerra, la autora ha buscado no sólo a los hombres y mujeres que oficialmente sirvieron en la resistencia, sobrevivieron a la deportación en los campos nazis y escaparon de la tiranía de los nazis y del Régimen de Vichy cruzando los Pirineos y realizando un largo viaje para atravesar España hacia el Norte de África; ella también ha trabajado con hombres y mujeres corrientes que experimentaron la ocupación y desarrollaron sus propios medios de relacionarse con el enemigo. En la mayor parte de los casos, la autora ha mantenido numerosas conversaciones con este tipo de personas y ha aumentado sus testimonios orales con investigación sobre documentos clasificados en los Archivos Departamentales y otra documentación del período. Su exploración sobre las memorias de la época de la guerra incluyen la representación de la Pastoral, Xiberuko Makia, en 2001 en Sohuta, que celebraba la Liberación de la provincia por la Resistencia, y que produjo cierta controversia en el pueblo. En el contexto del decimosexto aniversario de la Liberación, sin embargo, tal división se calmó conforme pasó el tiempo y la memoria trajo la reconciliación, el perdón y, en alguna medida, el olvido en la sociedad de Zuberoa.

Ott, Sandra. En guerra, Juicio y memoria en las tierras fronterizas del País Vasco 1914-1945. University of Nevada Press, 2008.

La Galicia Antillana: Formación y Construcción de la Identidad Gallega en Cuba, 1899 – 1968

El tema central de esta obra es el proceso de la construcción de la identidad gallega regional en la isla de Cuba, así como su movilización societaria y política.

La materia prima fundamental de este estudio son 145 historias de vida grabadas en Cuba, más documentos archivísticos y estadísticos, censos, boletines migratorios españoles y cubanos, prensa cubana y gallega de la isla, y una amplia bibliografía. Y aunque, el autor ha dado un mayor protagonismo a las fuentes orales, sin embargo, los datos estadísticos, documentales, y bibliográficos son prolijos y no aparecen como meros datos de legitimación científica.

De manera que, el autor no ha pretendido emplear el método biográfico como el único fundamento de la obra, sino, más bien, como el eje vertebrador de todos sus capítulos; aumentando su protagonismo en aquellos en los que las otras fuentes no eran suficientes para poder describir y explicar los hechos. Así, para apoyar o contrastar los testimonios de la memoria, más o menos quebrada, distorsionada o parcial de los ancianos informantes, se ha utilizado un gran arsenal de artículos de opinión e información de la prolífica prensa gallega publicada en la Habana entre 1895 a 1961, y de las principales publicaciones periódicas cubanas de entonces; así como de algunas citas de obras emblemáticas de la literatura culta y popular de Cuba, de ensayos y artículos de los principales políticos e intelectuales cubanos y de relatos de viajeros extranjeros sobre las costumbres, la sociedad y la cultura de la isla.

Este trabajo de investigación donde los discursos de los últimos sobrevivientes del colectivo gallego en la isla son protagonistas, contribuye, sin duda, a la recuperación de la memoria del pasado siglo XX tanto de Galicia como de Cuba.

Resumen de la obra

Entre 1899 y 1960, cerca de 400.000 gallegos escogieron Cuba como su destino migratorio. Estos emigrantes transitaron por las activas redes migratorias que sus paisanos y familiares habían trazado desde finales del siglo XVIII. La emigración gallega se hizo masiva a partir de los años setenta del siglo siguiente, quedando temporalmente detenida durante la última guerra de Independencia. La ocupación norteamericana, lejos frenar la llegada de los españoles, reactivó las tradicionales redes migratorias de la antigua metrópoli. Desde entonces, y hasta la revolución de 1959, los gallegos constituyeron el mayor colectivo español en Cuba.

Durante cerca de un siglo el colectivo gallego logró recrear en la isla sus señas de identidad de origen a través de mas de 200 asociaciones de referencia regional, comarcal y parroquial, iniciadas y dirigidas por una emprendedora, culta y solidaria dirigencia étnica. A partir de los primeros años del siglo XX, estos dirigentes pusieron en marcha una movilización política que tuvo como eje la reivindicación regionalista, autonomista o nacionalista. Finalmente, la revolución socialista de 1959, en la que participaron de una manera importante muchos de sus miembros, borró de la isla las señas de identidad del colectivo gallego; cuyas asociaciones e instituciones étnicas fueron intervenidas, sus publicaciones prohibidas y las propiedades de sus miembros nacionalizadas.

Durante cerca de treinta años, desaparecieron de la Cuba socialista, o al menos quedaron dormidas, todas las señas de identidad y asociaciones de referencia étnica que se apartaban de la sociedad y la cultura homogéneas ideadas por la revolución igualitaria. Pero, con el advenimiento del peyorativo periodo especial, comenzaron a despertar las dormidas, pero aún activas, señas de identidad de diversos grupos étnicos de la sociedad cubana. El año 1991, coincidiendo con la histórica visita del por entonces presidente de la Xunta, Manuel Fraga, significó el origen de un oportunista movimiento de recuperación de las señas de identidad gallega en la isla, conducido por un puñado de nostálgicos ancianos gallegos y, sobretodo, por sus descendientes.

Vidal Rodríguez, José Antonio. La Galicia Antillana: Formación y Construcción de la Identidad Gallega en Cuba, 1899 – 1968. Colección Galicia Exterior. Consello da Cultura Galega / Fundación Pedro Barrié de la Maza, 2008.